Emblema Yacente Zamora
Twitter Twitter
Facebook Facebook

hermandadyacente.es

Jerónimo Aguado González

Director emérito del coro de la Hermandad

Nace en el pueblo Zamorano de Arquillinos el 4 de Diciembre de 1921. Hijo de Flora y de Julio, que aparte de sus tareas agrícolas ejercía de sacristán en la Iglesia de San Tirso en dicha localidad, y  que imparte a Jerónimo sus primeras y modestas enseñanzas musicales.

Tras estudiar en la escuela de Arquillinos,  a la edad de 12 años, ingresa en el Seminario San Atilano de Zamora.

En Salamanca obtiene la licenciatura en Teología con la calificación de “ meritissimus”.

Ordenado sacerdote el 15 de Junio de 1946, canta su primera misa ante los paisanos de su pueblo natal.

El 12 de Agosto de 1946 es nombrado coadjutor de la Iglesia de San Vicente de Zamora, cargo que ocupara hasta 1957. Toda su vida seguirá ligado a esta parroquia, en la que oficiara, hasta su fallecimiento, misa diaria. En ella colabora con las distintas cofradías y asociaciones que allí tenían su sede, tanto en labores espirituales como a través de la música, cantando y haciendo sonar el órgano del templo en todos los cultos en los que era requerido, dándoles a los mismos una mayor solemnidad.

Jerónimo AguadoOcupa diferentes cargos en asociaciones y conventos de la ciudad, tales como el de capellán en el convento del Tránsito, Consiliario de la Unión Eucarística Reparadora, Capellán en la conocida como “casita de Nazaret”,  y durante algún tiempo profesor en el Colegio Medalla Milagrosa.

El 23 de Febrero de 1948 obtiene el beneficio de tenor de la Capilla Catedralicia Zamorana.

Fue discípulo de don Gaspar de Arabaolaza y Gorospe, maestro de capilla de la Catedral de 1908 a 1959 y autor entre otras muchas obras de una dedicada        a Jesús Yacente. A su vez, el propio don Jerónimo fue profesor de música en el Seminario Menor San Atilano.

En 1963, comienza su docencia en el Instituto femenino “María de Molina” de esta ciudad, pasando por sus clases de religión miles de jóvenes, que una vez terminados sus estudios y ya pasado el tiempo le  reconocían y recordaban con cariño allá donde se encontrasen. Cariño que era correspondido por la prodigiosa memoria del propio do Jerónimo que se acordaba de sus nombres  y circunstancias personales. Ejerció como profesor hasta su jubilación en 1987.

En 1986 es nombrado canónigo de la Sta. Iglesia Catedral de Zamora. Coautor de un libro sobre  dicho templo, al que fotografió al mínimo detalle, en especial su sillería del coro.  Además fue el autor del texto y dirección de un video sobre la catedral zamorana.

Jerónimo AguadoHombre inquieto, perfeccionista y con un alto grado de superación personal, cultivo´ numerosas aficiones, entre las que destaca la fotografía (con la que consiguió numerosas distinciones y premios tanto en esta ciudad como a nivel nacional) y el dibujo, con el que decoraba, con minuciosidad de un copista medieval, libros y partituras, las cuales luego encuadernaba artesanalmente con  santa paciencia. Siempre bajo la atenta mirada y cuidados de su inseparable  hermana Sagrario. 

Suyos son los diseños de varios sellos de parroquias e instituciones eclesiásticas de la diócesis.

Pero por si algo destacaba era por su dedicación a la música, una pasión que se convirtió en una prolongación de su vida.

En 1953 la Hermandad de Jesús Yacente le encarga la tarea de juntar un coro para interpretar una obra  en la noche de Jueves Santo.

El propio don Jerónimo se encargo de elegir una pieza musical que encajase en los deseos de la hermandad, seleccionando para la ocasión una obra del Padre paúl don José María de Alcacer, un Miserere basado en el texto latino del salmo 50. Así lo recordaba en una de las numerosas entrevistas que año tras año le hacían en la prensa: “... elegí la partitura porque me parecía muy oportuna para un acto como este, interpretado por gente que no era profesional. La obra es muy bonita y devota pero no muy difícil y se acomoda perfectamente a lo que se quiere para este acto en el que se implora la misericordia de Dios”.

Así, el 2 de Abril de 1953, un grupo de 16 cantores lo interpretan por vez primera, convirtiéndose con el paso del tiempo en el acto más impresionante de la pasión zamorana.Jerónimo Aguado

Tras unos años en que sus labores docentes se lo impiden, y en los que se cuentan con coros foráneos para el “rezo del miserere “como a él le gustaba decir, retoma en la década de los setenta la dirección del mismo, juntando para la ocasión a 52 personas. Numero que irá creciendo hasta casi los doscientos cantores que hay en la actualidad.

De ese coro masculino, que nace para el Miserere, y con la incorporación de voces femeninas, nace en 1980 el “Coro Sacro Zamora”, con la vocación de dotar de la solemnidad musical a las distintas celebraciones del año litúrgico, con la interpretación de un repertorio que va desde el gregoriano a la polifonía sagrada de varios maestros de capilla de la Catedral zamorana entre otros. Este grupo de aficionados y amantes de la música, tanto religiosa como profana, se convierte para don Jerónimo en una segunda familia, llegando a actuar con ellos en distintas partes de España y Europa, destacando sus participaciones en seis congresos internacionales de Pueri Cantores ( Roma en dos ocasiones Bruselas , Maaestrich, Salamanca y Barcelona).

Muchos han sido los trofeos y diplomas que acreditan la andadura musical del Coro Sacro. Entre todos don Jerónimo tenía especial afecto al que la asociación cultural Santa Marta de Valdescorriel les otorgo en 1996 (“Espiga de oro”) por su aportación a la cultura.

Fruto de esta pasión musical es el disco “ Cantemos domino” , grabado en Enero de 1999.

AuJerónimo Aguadotor de la obra “ Adoro Devote”, melodía gregoriana y polifónica de exaltación Eucarística, compuesta y dedicada a su Coro Sacro.

Con motivo del 50 aniversario de la hermandad ( 1990) se le hace entrega de una placa como reconocimiento a esos años de historia . En 1997 es el propio coro del Miserere el que le agradece sus años al frente de dicho grupo.

En 1999, se le concede por parte de la Junta Pro-Semana Santa de Zamora, el “Barandales de Honor”, en reconocimiento a su labor.

El 14 de Marzo del 2003, recibe un cálido y emotivo homenaje por parte de la Hermandad de Jesús Yacente por sus casi 50 años de dedicación, otorgándole la distinción de “Director emérito del Coro”.Jerónimo Aguado

Será el último año que escuche a su coro, esta vez bajo la dirección de su sucesor Pablo Duran.

Fallece el 4 de Julio de 2003.

Su querido coro se convierte a partir de ese momento en “ Coro Sacro Jerónimo Aguado “, que continua con la labor de este sacerdote y hombre bueno , al que recordaremos con su peculiar estampa, embozado en su bufanda y con  su maletín de partituras camino de los ensayos,  y que cada noche de Jueves Santo, al paso del Cristo Yacente al levantar su mano ante el coro, e iniciar el Miserere, hacia enmudecer y emocionar a los miles de espectadores que cada año abarrotan  la plaza de Viriato.